¿Cómo tener sexo tántrico?

Los secretos de una práctica sexual en nombre de la espiritualidad.

Según la palabra Tantra, en el universo todo está inextricablemente conectado, incluyendo los seres humanos. Este concepto es la base de una filosofía que aporta importantes enseñanzas espirituales: un tributo a la vida que viene del Lejano Oriente.

Puesto que el Tantra cubre todos los aspectos de la vida, obviamente no podemos descuidar la esfera sexual en nombre del equilibrio físico-mental; un equilibrio que, una vez logrado, conduce al amor, al sexo, pero también al bienestar interior y, sobre todo, a la felicidad.

Sexo tántrico

¿Pero qué significa tener sexo tántrico?

Esta es una práctica no siempre buscada por los hombres, que a menudo no conciben una relación sexual sin penetración. Pero el sexo tántrico muestra que las formas de sexo son variadas e igualmente satisfactorias.

En esta práctica, por ejemplo, el beso es una herramienta muy importante, así como los dedos y la lengua, que son esenciales para alcanzar el orgasmo en formas alternativas y llenas de erotismo, estimulando los puntos más impensables. Para tener sexo tántrico, es necesario tener una cierta armonía y un buen conocimiento del cuerpo de la pareja; un acuerdo sin el cual no se puede alcanzar el equilibrio que conduce a un disfrute prolongado y al que muchos definen una sensación de bienestar.

El acto mismo de estimulación, que involucra a todo el cuerpo, se vuelve así más placentero que el orgasmo mismo, porque es el momento más elevado, en el que las energías de los dos cuerpos se funden en un placer casi religioso. En los textos que tratan del tema también es posible estudiar diversas técnicas de masaje y posiciones alternativas muy interesantes.

Para aventurarse en la práctica del sexo tántrico, es aconsejable crear un ambiente que evocara una cierta espiritualidad e intimidad, donde te sientas protegido y completamente relajado. Recomendamos un entorno lo más silencioso posible, alejado de ruidos fuertes que puedan interferir en la armonía entre los cuerpos. Precisamente por la armonía, es bueno sincronizar la respiración colocándose uno frente al otro, inhalando y exhalando alternativamente, como si exhalar significara darle a tu pareja el aire para respirar: algo extremadamente romántico y efectivo.

Además, mantener los ojos abiertos, mirarse intensamente, pero sin sentirse obligados, muestra que hay una cierta armonía y que incluso las mentes están sincronizadas entre sí a través de una conexión indisoluble.

El sexo tántrico, como se puede deducir fácilmente, está compuesto de preliminares, por lo que es necesario no precipitarse, comportarse espontáneamente y disfrutar de todas las cosas positivas que la estimulación prolongada entre cuerpos puede ofrecer.

Es interesante notar que no hay reglas bien definidas, sino sólo consejos útiles para llegar a la interconexión de mente y cuerpo que muchos han hablado y que son necesarios para esta práctica.